Vacaciones perfectas en el Bajo Aragón

Cierra los ojos. Piensa en tus próximas vacaciones e imagina esta escena: son las 6 de la tarde y acabas de llegar, junto con tu familia, al pueblo donde pasarás los próximos 5 días. Hace calor pero, por suerte, los propietarios de la casa rural donde os alojáis han puesto el aire acondicionado un rato antes de vuestra llegada para que estuvieseis más cómodos. Os han recibido con una pequeña muestra de la gastronomía “que tenéis que probar si o si” dicen con una sonrisa de oreja a oreja. Os han recomendado un sinfín de rincones “que no os podéis perder” y varios restaurantes que trabajan los productos locales “como nadie” e, incluso, se han ofrecido a gestionar la reserva. Son muy amables. A la casa no le falta detalle. Dispone hasta de una zona de juego para los más pequeños. Los próximos días pasan tranquilos, saboreando la gastronomía de la zona, descubriendo paisajes que no esperabais y disfrutando de la amabilidad de todos los vecinos, gracias a los cuales, los más pequeños de las casa ya tienen “amigos para toda la vida”, te dicen ¿Imaginas unas vacaciones así? No hace falta irse muy lejos. Como ya estaréis pensando, estas vacaciones son posibles en el Bajo Aragón. Desde hace ya varios años venimos observando un cambio en el consumo y en la forma de hacer turismo, ¿consecuencia de la crisis? ¿clientes más exigentes? ¿mayor competencia en el sector? Probablemente sea una combinación de éstos y otros muchos más factores lo que ha provocado que cada vez seamos más exigentes con nuestras vacaciones. Ahora no solo pedimos un alojamiento increíble...

Pin It on Pinterest