De turismo en Belmonte de San José en el Bajo Aragón. 7 claves para su visita

Belmonte de San José es una de las localidades más bellas y espectaculares de la Comarca del Bajo Aragón de Teruel. Te ofrecemos 7 claves para que optimices tu visita.

Belmonte del San José se halla situada a orillas del río Mezquín de la que toma su nombre, a una altitud de 661 metros y a unos 40 km de Alcañiz.
El núcleo poblacional que conocemos es la donación que Alfonso II de Aragón hace a la Orden de Calatrava por lo que, durante el recorrido podrás retroceder hasta el Medioevo atravesando su portales, recorriendo sus estrechas calles o escuchando el silencio sentado en sus plazas.
Repoblada en el siglo XII por gentes venidas de Lérida (de ahí la lengua conservada en la actualidad), la población conserva buena parte de su urbanismo original, así como magníficos ejemplos de casas solariegas de estilo aragonés de los siglos XVI al XVIII
La piedra inunda las fachadas de las casas y los edificios nobles sobresalen notables e imponentes.

A continuación enumeramos las 7 claves principales que no te puedes perder en tu visita a Belmonte de San José.

La reja parlante, uno de los emblemas de la localidad

La reja parlante, uno de los emblemas de la localidad

Para realizar un recorrido cómodo por Belmonte recomendamos dejar el vehículo junto a la carretera. Iniciaremos el paseo atravesando el Portal de Soldevila, el único conservado original de los cinco que tuvo la vieja muralla medieval. Durante el recorrido por la calle que nos conduce a la plaza Mayor, algunas casas señoriales aparecen delante de nuestros ojos. Destaca la Casa Bosque, edificio de tres plantas que posee las características de los edificios aragoneses renacentistas con la galería de arcos corridos y el alero de madera en la planta superior. Pero la característica de este gran edificio es que se adapta a la curva que traza la calle.

Casa Bosque

Casa Bosque

En la Plaza destaca la Casa Consistorial, edificada a finales del S.XVI, en 1575, tal y como puede leerse en una inscripción. Posee tres plantas, al igual que los edificios tardorenacentistas aragoneses y su lonja se halla definida por tres grandes arcadas de medio punto. Bajo ella y escondida tras una estrecha portezuela se halla la cárcel. Perfectamente rehabilitada para su vista, ésta se halla integrada dentro de la ruta de las Cárceles del Bajo Aragón y Matarraña.

Casa Consistorial

Casa Consistorial

Sin abandonar el entorno de la plaza aparece delante de nuestra vista la imponente “reja parlante” de una de las ventanas de la Casa Membrado. Construida por J. Membrado Ejerique en 1724, en ella nació, vivió y murió Juan Pío Membrado, cofundador y primer presidente de la sociedad regeneracionista Fomento del Bajo Aragón. Visitar su interior es otra de las cosas que no te puedes perder en Belmonte. Adentrarte en el despacho del regeneracionista J.P. Membrado es retroceder hasta finales del S. XIX y entrar en las ideas de estos intelectuales que trataban de entender el porqué de la decadencia del país.

Casa Membrado

Casa Membrado

Belmonte de San José conserva un buen número de portales a lo largo de todo el recorrido por sus calles, correspondientes al antiguo recinto amurallado; algunos de ellos se hallan rehabilitados y reconstruidos. Madoz habla de que la localidad tuvo hasta cinco entradas. Además del portal de Soldevila, veremos el portal de la Herrería, o el portal de la Muela, lugar especial conocido como “Balcón de la Tierra Baja” debido a la panorámica que ofrece de este territorio. También el postigo del Portell, “bello rincón aragonés” tiene un especial encanto por su emplazamiento y el paisaje que se ve cuando se atraviesa.
Por último el portal del Arrabal, que fue sustituido por otro de factura moderna, al que se le dio el nombre de “portal de la villa de Madrid”.

Portal de Soldevila

Portal de Soldevila

Tras rebasar el postigo del Portell y antes de llegar a la plaza se encuentra la iglesia parroquial del Salvador; construcción de estilo barroco de mediados del S. XVIII. Consta de tres naves y se halla construida siguiendo el modelo de la excolegiata de Alcañiz.
En el exterior destaca su gran torre campanario de piedra sillar y ladrillo, de cuatro cuerpos construidos en disminución, por lo que el último es el más esbelto y estrecho.
En su interior destaca el órgano barroco fabricado a mediados del XVIII por Juan Antonio Turull y restaurado recientemente.

Interior de la Iglesia Parroquial

Interior de la Iglesia Parroquial

Ubicados en la iglesia, volvemos de nuevo a la plaza Mayor porque todavía la localidad nos guarda una grata sorpresa. Atravesamos el portal del Arrabal y caminamos durante unos cinco minutos en dirección a la nevera. Ésta se halla a unos 300 metros de la localidad en una zona eras y es un espacio de visita obligada. Se trata de la antigua Nevera o pozo de hielo, una construcción popular imponente de 10m de altura y casi 9 de diámetro donde se conservaba la nieve y hielo del invierno durante todo el año desde el siglo XVII. Se trata probablemente de la nevera más espectacular de la Ruta de las “Bóvedas del frío” del Bajo Aragón.

Arcos de la Nevera

Arcos de la Nevera

Si decides volver con tu coche por la N-232 no dudes en detenerte unos minutos en la ermita de San José, situada a 1 Km. de la localidad, pues allí se sitúa uno de los mejores miradores de toda la comarca, donde los montes de pino mediterráneo conviven con el paisaje moldeado por el hombre, el de los cultivos de olivo y almendro, base histórica de la economía de la zona.

Pero Belmonte es mucho más que esto, Belmonte es naturaleza en estado puro. La localidad se sitúa al este de la comarca del Bajo Aragón en la divisoria hidrográfica que separa las cuencas del Guadalope y del Mezquín, en torno al cual se extiende una importante cantidad de tierra cultivada de olivar y de almendro que le confieren al paisaje una personalidad extraordinaria. Además, el paisaje de sierra se hace perfectamente patente.
Varias rutas se pueden realizar desde la localidad, en especial la del Barranc Fondo, que permite descender y seguir el curso del Mezquín hasta el Molino Siscar, adentrándose en algunos de los ecosistemas más espectaculares del Bajo Aragón. También la ruta que une La Cerollera con el propio Belmonte y que atraviesa perpendicularmente la Sierra de la Ginebrosa.
O la ruta que une Belmonte con las localidades de La Codoñera y Torrevelilla, para regresar de nuevo a su lugar de origen.

Turismo Rural Bajo Aragón. Barranc Fondo

Turismo Rural Bajo Aragón. Barranc Fondo

Todas estas alternativas encontrarás en Belmonte de San José, en el Bajo Aragón de Teruel, un municipio cargado de historia que te está esperando. ¿Te vienes?

Pin It on Pinterest

Share This