De turismo por Más de las Matas en Teruel.

Un paseo turístico por Más de las Matas en Teruel, descubriendo algunas de las claves de su historia, de su rico patrimonio artístico y monumental y de su legado hidráulico.

Más de las Matas es una de las localidades más importantes de la Comarca del Bajo Aragón situada junto al río Guadalope, a 34 kilómetros de Alcañiz en Teruel.
Os recomendamos venir y dar un paseo por sus calles y plazas y visitar su iglesia parroquial o su magnífica casa consistorial. También la antigua fábrica de harinas o Casa Feliu donde se halla la subsede Dinópolis. Y por qué no dejarse llevar por el sonido del agua que la recorre por completo en forma de fuentes y abrevaderos distribuidos por diversas calles de la localidad. ¿Te vienes?
Quizás, lo primero que llama la atención de la localidad es la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, declarada BIC en febrero de 2002. Se trata de un templo barroco de mediados del XVIII que destaca por su impresionante torre de más de 60 metros de altura. Debido a su conformación interior, es otra de las numerosas iglesias que siguen la estela pilarista, destacando por encima de todo su bella portada retablo realizada en 1744. La desnudez que presenta en su interior es debida a los sucesivos acontecimientos históricos como las guerras Carlitas y la Guerra Civil, los cuales influyen de manera notable en la localidad.

Torre de la iglesia de Mas de las Matas

Torre de la iglesia de Mas de las Matas. Foto F. Quílez

Lo primero que llama la atención de la localidad es la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, declarada BIC en febrero de 2002. Se trata de un templo barroco de mediados del XVIII que destaca por su impresionante torre de más de 60 metros de altura.

Otro elemento destacado de su patrimonio es el edificio de la Casa Consistorial de estilo renacentista, el cual muestra la misma distribución en tres partes que poseen las casas consistoriales aragonesas de este estilo, con una lonja, planta noble y planta superior, que en este caso presenta sencillos vanos adintelados.
En su casco urbano además son destacables Casa Zárate. Está situada en el número 10 de la calle Mayor y posee las características propias de los palacios aragoneses tardorenacentistas.
También Casa Mosen Diego Sanz construida en el S. XVII y Casa Feliu, construida en el S. XVIII la cual alberga el Museo. Consta de varios centros expositivos como es el Centro Dinópolis y una sala de exposiciones permanentes. Junto con la fábrica de harinas, la Alfarda y la tienda del museo en la que se ofrece información turística, conforman el proyecto “Museo de Mas de las Matas”. Sin duda uno de los puntos más relevantes de la localidad que hará las delicias de los amantes del turismo rural.
Pero en nuestro paseo por la localidad, además del impresionante patrimonio que hemos mencionado, es el sonido del agua el que nos va a acompañar desde el inicio. Es destacable el importante patrimonio hidráulico que pervive desde antaño. Así, el municipio conserva un buen número de lavaderos públicos rehabilitados y distribuidos por todo su entramado de calles, construidos con motivo de la apertura de la acequia superior a principios del S. XVIII como son: el Linchidor en la calle de las Escuelas, las Lunas en la calle Arrabal, el Matadero junto al antiguo edificio del mismo nombre y también la Palanqueta y los Patos.
Destaca el lavadero público de El Brazal del S. XVIII, localizado en la calle del Rosario en edificio exento con la pila rectangular bajo el nivel de la calle.

Los lavaderos de Más de las Matas.

Los lavaderos de Más de las Matas.

Es destacable el importante patrimonio hidráulico que pervive desde antaño. Así, el municipio conserva un buen número de lavaderos públicos rehabilitados.

En esta visita por la localidad el molino harinero es de cita obligada. Visitarlo nos invitará a retroceder en el tiempo. Se trata de un molino rehabilitado en los años 60 al modo tradicional sobre otro antiguo molino.

Molino harinero, antigua fábrica de harinas

Molino harinero, antigua fábrica de harinas

En esta visita por la localidad el molino harinero es de cita obligada. Visitarlo nos invitará a retroceder en el tiempo.

Es el mejor ejemplo existente en Aragón de la transición entre los sistemas tradicionales de molienda y las fábricas industriales. Pero además, este molino es el heredero del que se construyó hacia finales del XVIII y que supuso el final del dominio de la Orden de San Juan sobre la molienda en la localidad por lo que posee una gran significación para los habitantes de la localidad.

Ahora solo queda que vengas a visitarlo.

Pin It on Pinterest

Share This