El patrimonio hidráulico del Bajo Aragón.

El Bajo Aragón de Teruel cuenta con un rico patrimonio hidráulico compuesto por un amplio y valioso número de obras en forma de fuentes, abrevaderos, lavaderos, molinos, norias, acueductos, aljibes, pozos y presas, algunos de ellos de antiquísima construcción y uso o fruto de antiguos y meticulosos planes de riego.

A continuación os presentamos varias de estas obras relacionadas con el uso del agua, tan necesaria en esta tierra de escasas lluvias, a través de las cuales se realiza un recorrido por muchos de los municipios de la Comarca del Bajo Aragón.

Los conjuntos formados por fuentes, abrevaderos y lavaderos eran antaño los puntos de animación cotidiana de los pueblos. En el Bajo Aragón encontramos fuentes en la mayoría de las localidades, la mayor parte todavía en uso. Aguaviva, La Ginebrosa, Los Olmos, o las Parras de Castellote son algunos ejemplos. Destacan especialmente la Fuente de los 72 caños en Alcañiz de finales del S. XIX, la fuente de Alcorisa del S. XVIII o la Fuente Nueva de Valdealgorfa.

Turismo Rural Bajo Aragón. Fuente de los 72 caños Alcañiz

Turismo Rural Bajo Aragón. Fuente de los 72 caños Alcañiz

Los conjuntos formados por fuentes, abrevaderos y lavaderos eran antaño los puntos de animación cotidiana de los pueblos.

En muchas ocasiones, junto a la fuente se suelen encontrar los abrevaderos y el lavadero. Se conservan muchos de ellos como ocurre en Castelserás, Los Olmos, La Ginebrosa, La Codoñera, Más de las Matas, Seno, Aguaviva, Berge o Torrevelilla. Uno de los lavaderos de esta última población se halla situado a unos 2 km y posee la particularidad de que fue utilizado para lavar la ropa de los enfermos por lo que se conoce como “lavadero de los apestados”, de allí su lejanía de la población.

Turismo Rural Bajo Aragón. Lavadero Las Parras

Turismo Rural Bajo Aragón. Lavadero Las Parras

Los molinos harineros y las norias son vestigios del pasado industrial hidráulico.
La fuerza de tracción que ofrece el agua ha sido aprovechada desde la antigüedad para mover sus pesadas maquinarias para la molienda. Perfecto ejemplo de ello es el molino harinero de Alcañiz de época medieval, el de Mas de las Matas o el Molí Siscar de La Codoñera en el interior del Barranc Fondo. Destaca también el molino de Berge, el cual pudo ser construido en los S. XVI – XVII. Este molino estuvo en uso hasta la 2ª mitad del S. XX y su reciente abandono ha permitido la conservación de su maquinaria, herramientas y mecanismo de molienda.

Turismo Rural Bajo Aragón. Molino Mayor Alcañiz

Turismo Rural Bajo Aragón. Molino Mayor Alcañiz

Los molinos harineros y las norias son vestigios del pasado industrial hidráulico.

Las norias son otro de los ingenios hidráulicos visibles en el Bajo Aragón. Destaca la restaurada en Las Parras de Castellote en el centro de la localidad, así como la llamada Noria de Gre en las afueras de Alcañiz, una de las noria de rueda metálica de mayor tamaño conservada en el Bajo Aragón de Teruel y una de las tres que todavía conserva la Acequia Vieja de Alcañiz.

Turismo Rural Bajo Aragón. Noria Las Parras

Turismo Rural Bajo Aragón. Noria Las Parras

Testigos mudos del paso del tiempo son los puentes y acueductos y a su vez también del tránsito del agua. En el grupo de los primeros destacan el de Alcañiz, ya citado en el S. XIII y el de Castelserás, de época bajomedieval.
Del segundo grupo destacan dos en Castelserás, uno de ellos sobre el Mezquín, aunque especial atención merece el acueducto de Los Arcos en Calanda. Se trata de un acueducto – puente del S. XVII, con 5 arcos de medio punto y unos 100 m de longitud que todavía hoy se mantiene en uso.

Turismo Rural Bajo Aragon. Acueducto los Arcos Calanda

Turismo Rural Bajo Aragon. Acueducto los Arcos Calanda

Testigos mudos del paso del tiempo son los puentes y acueductos y a su vez también del tránsito del agua

En las zonas de secano, las balsas, los aljibes, las cisternas y los pozos se convertían en espacios de almacenamiento de agua.
Las balsas desempeñaban una importante función como punto de abastecimiento de las antiguas masadas. También lo son en la actualidad para el abrevado del ganado. Destacan las de Valdealgorfa, Torrecilla y La Codoñera, varias de ellas en uso. Ésta última está excavada en suelo arcilloso y posee una ancha rampa en pendiente para facilitar el acceso del ganado para abrevar.

Turismo Rural Bajo Aragón. Balsa de Los Balcones Valdealgorfa

Turismo Rural Bajo Aragón. Balsa de Los Balcones Valdealgorfa

Los aljibes y las cisternas poseen mayor antigüedad que las balsas. Uno de los mejores ejemplos es la cisterna que se halla en el poblado íbero-romano de El Palao de Alcañiz.

Turismo Rural Bajo Aragón. Detalle de las escaleras cisterna poblado íbero - romano El Palao en Alcañiz

Turismo Rural Bajo Aragón. Detalle de las escaleras cisterna poblado íbero – romano El Palao en Alcañiz

En las zonas de secano, las balsas, los aljibes, las cisternas y los pozos se convertían en espacios de almacenamiento de agua.

Así, dos buenas muestras de pozos conservados se encuentran en La Cerollera y en Seno. El pozo de San Valero de Seno data del XVIII y junto a él se halla un viejo manantial. Dice la leyenda que San Valero en su camino hacia Valencia hizo brotar el agua con su cayado. Se trata de un manantial de cálidas aguas.

Turismo Rural Bajo Aragón. Pozo de la Cadena Valdealgorfa

Turismo Rural Bajo Aragón. Pozo de la Cadena Valdealgorfa

Fruto de antiquísimos planes de regadío son la acequia vieja de Alcañiz de probable origen romano, que regaba la Redehuerta y los poblados de Alcañiz el Viejo y Castelserás el Viejo. También del S. XIV data la acequia nueva, que transporta agua desde Castelserás hasta Alcañiz. Entre las obras hidráulicas proyectadas para antiguos planes de regadío destaca la poco conocida presa de Juan de Villanueva, construida en el S. XVIII en la cola del actual pantano de Calanda, y que fue destruida por una gran avenida del Guadalope en 1787, poco antes de ser concluida.

Así es el Bajo Aragón, una tierra de secano en la que el uso, almacenamiento y distribución del agua ha servido de base para la construcción de un ingente patrimonio hidráulico, que tú puedes descubrir y disfrutar en cualquier momento.

Bibliografía y documentación:

– Obras hidráulicas del Bajo Aragón.

– Catálogo artístico y monumental Fundación Quílez Llisterri

– La Comarca de El Bajo Aragón. Colección Territorio.

– El Bajo Aragón. Rutas CAI.

Pin It on Pinterest

Share This