La ruta de las neveras, turismo y patrimonio en el entorno rural del Bajo Aragón.

Existe en el Bajo Aragón de Teruel una serie de pozos de nieve musealizados que componen la interesante ruta de las neveras o ruta de las Bóvedas del Frío.

La ruta de las bóvedas del frío es un recorrido temático en torno al patrimonio rehabilitado de una serie de neveras construidas en distintas localidades del Bajo Aragón de Teruel entre el S. XVI y XVII
Se trata de una propuesta de turismo cultural, interesante para realizar en familia, que hará las delicias de los amantes del turismo rural.

Las neveras o neverías son los lugares en los que tradicionalmente se conservaba la nieve. Se trata de pozos excavados en el suelo los cuales poseían unas características muy especiales. Son edificios construidos en piedra y mampostería, con una planta circular rematada por una bóveda en forma de campana.
Existen neverías y pozos de nieve de entre 2 y 18 metros de diámetro en la base, lo que da a entender la gran magnitud y las dimensiones de estos espacios. Normalmente en la parte inferior, el suelo se halla labrado por una red de canales que sirven para evacuar el agua del hielo que se deshace. Generalmente, antes de recibir la nieve, las neveras eran preparadas convenientemente, limpiándolas del año anterior y dejando listos los canales de deshielo.
Se trata de una ruta poco conocida y sorprendente, que permite visitar cada una de las neveras porque se hallan acondicionadas, iluminadas y tematizadas para su disfrute.

Turismo Rural Bajo Aragón. Canales evacuación nevera Alcañiz

Turismo Rural Bajo Aragón. Canales evacuación nevera Alcañiz

“Existen neverías y pozos de nieve de entre 2 y 18 metros de diámetro en la base, lo que da a entender la gran magnitud y las dimensiones de estos espacios”

Haciendo un poco de historia, el uso y consumo de la nieve con fines terapéuticos o para la conservación de alimentos es muy antiguo. Sabemos de su uso en China hace más de 4000 años. También en Roma se utilizaba como remedio terapéutico en bebidas y refrescos o para la conservación de los alimentos. Son los árabes los que los que divulgaron su uso para la conservación de carnes y pescados. Pero será entre los S. XVI y XIX cuando se generalice su uso, proliferando de este modo la construcción de muchos de los pozos que han llegado hasta nuestros días.

Principalmente, la nieve se usaba para tratar fiebres, contener hemorragias, ayudar en la recuperación de torceduras o fracturas o incluso como anestésico. También se usaba como conservador de alimentos o para consumo directo en las bebidas.
Pero lo más curioso de todo era que la nieve se comercializaba. Así, generalmente se pujaba por el arrendamiento de estos espacios, teniendo que cumplir los arrendatarios una serie de premisas que no podían incumplir. La primera de ellas y más importante era que no faltase nieve en la nevera hasta la llegada de los siguientes fríos.
Los destinatarios de la nieve guardada solían ser los vecinos de la localidad.

Con toda esta información, solo nos queda ponernos en marcha, ya que el Bajo Aragón en Teruel y la ruta de las Bóvedas del Frío tiene preparadas interesantes sorpresas para todos aquellos que quieran disfrutar de una mañana de turismo rural en los bellos y apartados municipios turolenses.

Turismo Rural Bajo Aragón. Agujero para meter la nieve. Nevera Alcañiz

Turismo Rural Bajo Aragón. Agujero para meter la nieve. Nevera Alcañiz

Tanto en invierno como en verano la temperatura en el interior de las neveras oscila poco, por lo que es una ruta que podemos hacer en cualquier periodo del año.
Las localidades por las que discurre la ruta de las Bóvedas del Frio y en las que se han rehabilitado neveras son: Alcañiz, Belmonte de San José, Calanda, Cañada de Verich, La Ginebrosa, La Mata de los Olmos y Valdealgorfa.
Todas ellas poseen características diferenciales y cada una se halla tematizada en cuanto a un uso, estilo constructivo o aspecto destacado. Pero de entre todas ellas vamos a destacar a cuatro de ellas: Alcañiz, Belmonte de San José, Cañada de Verich y Valdealgorfa.

“Principalmente, la nieve se usaba para tratar fiebres, contener hemorragias, ayudar en la recuperación de torceduras o fracturas o incluso como anestésico. También se usaba como conservador de alimentos o para consumo directo en las bebidas”

Iniciamos nuestra andadura en Alcañiz. La vieja nevera se halla escondida bajo la Plaza de España. La nevera o nevería como se le conoce, destaca por sus grandes dimensiones. Quedan perfectamente remarcados y son visibles los grandes agujeros por los que se echaría la nieve desde los carros, la red de canales del suelo así como el pozo de agua sobrante en el que se lavarían las herramientas de trabajo.

La nevera de Belmonte impresiona por sus características constructivas, que sin duda la hacen especial. Se halla a las afueras de la localidad y mientras se desciende por las escaleras que permiten el acceso a su interior, se perciben las grandes dimensiones que va a tener. El interior es espectacular, todo ello coronado con su imponente bóveda sostenida por arcos cruzados en la que se abre la ventana por la que se echaría la nieve. Posee también un túnel de desagüe que acaba en un pozo ciego.

“Iniciamos nuestra andadura en Alcañiz. La vieja nevera se halla escondida bajo la Plaza de España. La nevera o nevería como se le conoce, destaca por sus grandes dimensiones”

Turismo Rural Bajo Aragón. Arcos bóveda nevera Belmonte

Turismo Rural Bajo Aragón. Arcos bóveda nevera Belmonte

“La nevera de Belmonte impresiona por sus características constructivas, que sin duda la hacen especial. Se halla a las afueras de la localidad y mientras se desciende por las escaleras que permiten el acceso a su interior, se perciben las grandes dimensiones que va a tener” 

Muy similar es la nevera de Valdealgorfa, ubicada muy cerca del centro histórico y que nos da pie a visitar el cercano conjunto de obras hidráulicas de la población, formado por la Fuente Vieja, un bello pozo de piedra y la impresionante Fuente Nueva.

Por último la impresionante nevera de Cañada de Verich se halla a escasos 500 metros del casco urbano de la localidad, pero merece la pena caminar hasta ella para visitarla. Posee un enorme depósito de 9 metros de altura por casi 8 de diámetro, lo que da a entender la gran cantidad de nieve que sería capaz de acumular. El acceso tras la puerta de entrada nos conduce a lo largo de un túnel de 7 metros de longitud, que se asemeja al de una galería de una antigua mina.

“Muy similar es la nevera de Valdealgorfa, ubicada muy cerca del centro histórico y que nos da pie a visitar el cercano conjunto de obras hidráulicas de la población”

Turismo Rural Bajo Aragón. Entrada nevera Cañada de Verich

Turismo Rural Bajo Aragón. Entrada nevera Cañada de Verich

“Por último la impresionante nevera de Cañada de Verich se halla a escasos 500 metros del casco urbano de la localidad, pero merece la pena caminar hasta ella para visitarla”

Si te hallas alojado en una de nuestras casas de turismo rural, la ruta de las bóvedas del frío es un buen motivo para conocer de primera mano un buen número de localidades del Bajo Aragón, además de poder visitar las viejas neveras, hoy reconvertidas en espacios interpretativos.

Pin It on Pinterest

Share This